Apadrina a un cerdo
5 agosto, 2010


…una cabra, un panda o lo que te salga del tigre. Puedes hacer lo que quieras. Ahora todo es posible. Y aunque parezca mentira… sí, se puede apadrinar a un cerdo. Yo no lo he hecho… pero por lo visto es en plan Hansel y Gretel, lo apadrinas, lo crias, lo ceban con tu dinero, y luego te lo comes.

Hace poco, algún iluminado dijo que este Siglo era el de la conciencia ecológica, la implicación ciudadana y el del amor a la naturaleza. Cada vez hay más papeleras de colores y sabores, más movilizaciones y manifestaciones a favor de determinadas flores (no todas legales, pero sí todas procedentes del medio ambiente)

Nos encontramos también más plataformas que le chupan el culo a Greenpeace para ver si cogen algo de fama y dinero para ¿ayudar más a la naturaleza? Ja, ja… Una buena parte de ellas quiere gran parte de ese dinero para lucrarse y comprarse una casa de 2 kilómetros cuadrados, eso sí, en el bosque eh, que para eso somos verdes.

Ahora uno de los temas principales es si deberían tener derechos los monos. También está de moda salir a la calle a lloriquear y liarla parda por cada tema, por el hecho de quemar y romper cosas. “¡Cabrones, meteos el plan Bolonia por los C…!” Gente culta y formada conocedora de sus derechos, como el enterao de este vídeo a partir del minuto 2:04…

…”¡Las ruvias no somos tontas!”

… o incoherencias como: “¡No al maltrato animal, sí al aborto”! (¿?)…

Qué le vamos a hacer. Así son las criaturillas que ha creado y malcriado este sistema de “pasas de curso con cuatro” y “no ponemos ceros en los exámenes para no traumar alumnos”; Gente floja, no trabajadora. Personajillos que podemos calificar como Hombres-abeja, porque tienen una vida paralela a estos bichitos: Sólo se mueven para ir a por polen.

Esta sociedad no está como para tirar cohetes precisamente, pero bueno, seguiré escribiendo posts siempre y cuando haya esperanza… y a esperanza me refiero a que haya tuertos en este país de ciegos. Me quiero centrar en otro tema, que es el amor a la naturaleza, y más concretamente en el apadrinamiento de animales que antes hemos mencionado. No sé, pagar 50€/mes… Sinceramente, me parece algo injusto, y no es que esté en contra de los animales (al contrario, me gustan mucho) pero estamos siendo crueles, muy crueles. ¿Ah sí? ¿Y eso por qué?

Pues bueno, Sobre todo, porque no estamos teniendo en cuenta las millones de personas HUMANAS que se están muriendo de hambre… y no sólo allí lejos como se ve en la tele, no sólo allí en África, sino a tres metros del portal de tu casa. En las escaleras de tu entrada de Metro. En la puerta de la Iglesia por la que pasas diariamente. En la entrada del supermercado donde te gastas tus 12€ en cera para que tu cabello luzca con aspecto cool y moderno. Pobre gente que está en esos sitios que cruzas cuatro veces al día e ignoras las cuatro veces. Pobre gente, casada con la soledad, que encuentra su pan de cada día en miradas de desprecio y su postre es la desgracia que les ha presentado la vida de vivir en la habitación triste con más posibilidades; la ciudad y todas sus esquinas.

En una página cualquiera de apadrinamiento de animales nos podemos encontrar este copy:
“Un apadrinamiento supone, por muy poco, que un animal pueda vivir de una manera medianamente digna, que pueda comer, ser atendido por una clínica, o ser vacunado cuando lo necesite. Anualmente se remitirá una foto del animal. Cada 4-6 meses se remitirá una carta con las últimas informaciones del animal. Puertas abiertas del albergue para visitarlo.”

¿Qué pensaría de esto una madre que no tiene dinero para alimentar a sus hijos? Ciertamente, creo que le marcaría la frase de “que un animal pueda vivir de una manera medianamente digna”… qué pena, ¿Acaso ellos son menos que los animales? Paraos a pensarlo durante unos segundos. Está claro que todos somos libres y cada uno puede hacer con su dinero lo que le dé la gana, es cierto y es una decisión personal. Pienso que es mucho mejor apadrinar animales que, por ejemplo, tirar gastarse 210.000€ en un reloj, modelo único en moneyland. Pero estamos tratando el tema un poquito más allá.

Una vida humana vale infinitamente más que la de todos los animales del mundo, pero como todos sabemos las palabras vuelan, así que desde aquí hago mi pequeña proposición. Sé que todos tenéis en mente a alguien que tiene poco o nada, y que soléis encontraros pidiendo en la calle. Por eso propongo que, de vez en cuando, ayudéis un poquito a esa persona. Algo de dinero, incluso comida. No sé, alguna monedilla que diariamente os encontréis en los bolsillos… y hagamos un poco más digna su dificil vida. Hay una campaña para concienciar que me gustó mucho de No Hunger para pedirle a Al Gore que hiciera una película del hambre en el mundo. Sin duda, un intento frustrado más de mejorar un poquito el mundo.

No cuesta nada. No, no te cuesta nada. No te excuses. Mírate y míralos… Has sido un afortunado en la vida por tener lo que tienes y por nacer donde has nacido. Creo que ser solidario es algo bueno y vale la pena intentarlo. 🙂 Si no estás de acuerdo conmigo no pasa nada, siempre podrás seguir mirando por ti, apadrinando a un cerdo…

¡Empecemos hoy el plan!