Recuérdame que te recuerde que aún no es tarde
21 octubre, 2010


Hoy mi capacidad respiratoria es menor, la temperatura de mi cuerpo sube y baja como el DragonKan, no duermo bien y lloro cada dos por tres (y no por ver En Busca de la Felicidad…) todo parece indicar que tengo un resfriado como la copa de un pino. Siento frío y calor en el mismo minuto que me da por pensar algunas cosas, porque ayer con fiebre no fui capaz: Vosotros, los cuatro pollos que me estáis leyendo, ¿valoráis que estáis como una rosa? Quiero decir, ¿estáis aprovechando que no teneis ningún problema de salud para aprovechar realmente el tiempo?

Y es que casi nadie lo consigue hacer. Aquí está el que creo el refrán más acertado de la historia: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”; y es una verdad como un puño.

Gracias a Dios, yo me pongo enfermo de higos a brevas, sin embargo… me doy cuenta de que nunca soy consciente de esa suerte, bueno sí, soy consciente cuando vuelvo a ponerme malo y entonces “ya es tarde”. Cuando me recupere (que espero que sea antes de la capea que tengo el sábado) diré el primer día:

“Wau, cómo mola esto de respirar y saciarte de aire” / “Fíjate, son las doce y aún no estoy cansado”

El segundo día diré:

¡Cómo no me he dado cuenta antes! La siguiente vez me cuidaré más, estar sano es genial, puedes hacer lo que quieras.

Pero a partir del tercer día volveré a salir de fiesta por la noche en manga corta, volveré a quejarme de que no quiero cenar sopa y diré que no tengo ganas de tomar una caña, que prefiero quedarme en casa, que “no tengo ganas”, volveré a perder mucho más el tiempo que debería estar aprovechando, ese tiempo que ahora mismo no puedo disfrutar, pero joder, ahora mismo ya “es tarde” otra vez. Es que los humanos a veces somos más tontos que un cepazo en un llano, y nos damos cuenta cuando empezamos a pensar en…

En aquel día que estuviste con cara larga en aquel botellón, ¿no te gustaría retrasar el tiempo para volver y disfrutarlo? En aquella noche en la feria, ¿recuerdas que te dedicaste a quejarte de todo? ¿no la echas de menos? Apuesto a que pagarías por volver a vivir ese día que estabas con todos tus amigos y que, por cualquier chorrada del momento, no disfrutaste. ¿Y te acuerdas de cuando…? ¿Y…? Infinidad de casos para mí y también para vosotros, mis queridos cuatro lectores.

Os animo a aprovechar cada momento, ¡porque luego lo echaréis de menos! Siempre nos damos cuenta cuando ya no lo tenemos, cuando ya no lo disfrutamos, o cuando ya no lo podemos disfrutar…

Por todo lo anterior, he pensado que debo actuar y hago un llamamiento a los principales inventores de este país: Quiero construir una gran máquina que en determinados momentos, te recuerde algunas cosas:

Que te recuerde que los amigos son para toda la vida, cuando alguien empiece a hablar mal de uno de ellos y te den ganas de reirte, y que, en ese momento también te recuerde que le debes callar la boquita.

Que te recuerde la mierda que es estar enfermo, cuando decidas quedarte en casa y no salir porque no te apetezca.

Que te recuerde lo mal que lo están pasando tus padres para ahorrar ese dinero que estás tirando cuando decides no presentarte a un examen,

Que te recuerde lo rica que estaba la comida de tu madre,  cuando llevas diez días seguidos comiendo los macarrones que cocinaste el mes pasado. Que te recuerde lo bien que vivías en tu casa, cuando te vas fuera de tu ciudad.

Que te recuerde que el 16 de octubre de 2010 sólo será una vez, y que el 17 de octubre de 2010 sólo te servirá para acordarte de lo que viviste el 16, pero no de vivir lo que te perdiste.

Que te recuerde que aproveches ese tiempo con esa persona, antes de que te des cuenta de que no iba a estar contigo para siempre

Que te recuerde que estar con aquella chica es lo mejor que te ha pasado, cuando te dé ganas de irte con esa golfa que te joderá la vida, y que te recuerde cuando quieras volver con ella que ya… “es tarde”.

Con o sin máquina, este post es para todos aquellos que echan de menos algo y ya no lo pueden disfrutar… A partir de ahora vamos a intentar aprovechar un poco más cada momento, que hoy no es tarde aún… 🙂

un abrazo a todos!

Alo,

Anuncios