Archive for the ‘Me quejo’ Category

Mi iPhone robado y Vodafone, esa compañía de mierda.
18 abril, 2012


Hoy quiero hacer un post rápido sobre mi caso en mi compañía de móvil, y la de muchos de vosotros: Vodafone.

Resulta que me robaron el móvil cuando solo llevaba 3 semanas con él. Un iPhone 4S nuevo que me costó sangre, sudor y lágrimas conseguir. Llevo casi cinco años en la compañía, jamás me habían regalado nada, y me había gastado con ellos miles de euros de factura de teléfono en todo ese tiempo… pero no lo consideraban suficiente para ofertarme un iPhone. ‘Solo lo tenemos en el Departamento de bajas’. COJONUDO, PUES DEME DE BAJA.

Pero bueno, la historia no va por cómo conseguí mi móvil, sino por cómo me estoy sintiendo después del robo, respaldado en todo momento por Vodafone (A continuación: ‘compañía de mierda’)

Nada más ser víctima del robo, llamé al 123 y anulé tanto la tarjeta SIM como el número IMEI del iPhone, el cual bloqueé (PAUSA. Antes de seguir, quería dedicarle al ladrón unas palabras: Espero que te entre bien por el culo mi móvil, porque no tiene muchos más usos una vez bloqueado, pedazo de hijo de puta’.)

La persona que me atendió me tranquilizó y me dijo que no me preocupara, que había una salida. Me invitó a denunciar el robo, para así mandarles a ellos una documentación determinada y, así, proceder a cancelar mi contrato de permanencia y que me pudieran ofertar un nuevo terminal. COJONUDO. -Esto sí es tratar bien a los clientes-. Pensé.

Puse la denuncia y volví a llamar; Me dijeron que debia escribir en un papel un texto tal que así: ‘Les escribo por el robo de mi movil, adjuntando la denuncia y la factura… bla-bla-bla, por favor, pónganse en contacto conmigo de forma lo más rápida posible para ofertarme un nuevo terminal, gracias’. El tipo que contestó el teléfono esta vez, me dijo que el contrato de permanencia no se cancelaba bajo ningún concepto, pero que me harían una oferta realmente atractiva para conseguir un nuevo Smartphone. ‘Bueno, menos da una piedra’.

Me rompí la cabeza escaneando DNI, denuncia, buscando un fax, firmando en puño y letra, adjuntando facturas… y, por fin, mandé los documentos al fax indicado (607 131 851). -‘Espere un par de días’-. Me aconsejaron. Y esperé.

Llegó en gran día, el 607 123 000 apareció en mi pantalla y, a partir de aquí, mi puta cara era para hacerle un mural. Me llamó una señora, hablando a menosdiezkilómetrosporhora, y me comenta: (Ojo, agárrate a la silla): ‘Hola, mire es que hemos recibido un fax suyo; con una denuncia de robo, un texto que pone ‘Les escribo por el robo de mi movil, adjuntando la denuncia y la factura… bla-bla-bla, por favor, pónganse en contacto conmigo de forma lo más rápida posible para ofertarme un nuevo terminal’, una factura de móvil PERO NO SABEMOS QUÉ SOLICITA PORQUE NO VIENE ASUNTO, ASÍ QUE EL FAX ES INVÁLIDO.

¡JAJAJAJAJAJA! Dioooooooooou. ¡PERO QUE CACHONDOS HIJOS DE PUTA SON DESDE LA OTRA PUNTA DEL CHARCO, NO? Colgué, y volví a llamar esperando un ‘¡Sorpresa! Esperemos que le haya resultado graciosa nuestra putísima broma de mierda!’ y una musiquilla, pero no. No fue así.

-‘Hola, buenos días. Mire, es que he mandado toda la documentación que me solicitaron por fax y me han dicho que no saben a qué me refiero, porque me robaron el movil y blabla…’ Y me contesta el pollo:

-En ese caso, Vodafone no se responsabiliza del robo de su móvil, pero le vamos a ofrecer un movil por los puntos que tiene. ¿Pero qué pocos no? No creo que por estos puntos le pueda salir rentable.

– …Claro, OBVIO que no tengo puntos, los usé hace tres semanas para comprar el iPhone. Me dijeron que la oferta era un poco más especial porque me lo habían robado, por eso me piden la denuncia, para certificar eso y proceder a ofrecerme un móvil.

-Solo le podemos ofrecer un móvil por los puntos que tiene, aunque mande la documentación.

[Mi cara de retrasado -> (o.o)]

-Entonces, amigo mío, ¿para qué COJONES QUIEREN LA PUTA DENUNCIA, MI DNI Y LA FACTURA?

-Para cerciorarnos de que se lo han robado.

-¿Y de qué me vale que se cercioren de que me lo han robado, si no me hacen una oferta mejor?

-Solo puedo ofrecerle un movil por los puntos que tiene, nada más.

Y ASI HE ENTRADO EN UN PUTO BUCLE EN EL QUE ACABAS COLGANDO PORQUE PIERDES LA JODIDA CABEZA. De verdad, me parece tan vergonzoso la mierda de Atención al Cliente y el servicio que dan las compañías telefónicas en este país. Te mienten por teléfono porque saben que ni sabes quiénes son, ni se identifican, o te dan un número falso, si les preguntas; te cuelgan. Te engañan con ofertas falsas, o simplemente son INCOMPETENTES que no tienen formación como para estar contestando un teléfono.

Triste pero cierto. Me han dado mil vueltas, se han reído de mí, cada uno me ha contado la historia que ha querido y han conseguido que pierda los papeles hasta llegar el punto de escribir un post… porque lo vea como la única salida a un problema que jamás me van a solucionar.

Perdonad los tacos, Alo.

Anuncios

Mi carta a Ana Botella, Asunto: La foto blasfema ‘Infierno’.
20 enero, 2012


Señora Dña. Ana Botella,

Desde hace tiempo, tanto usted como su marido, han sido personas a las que he tenido un especial aprecio.  Admiradas por su liderazgo y saber ser, saber estar y saber defender los intereses de sus allegados, votantes y amigos… hasta el día hoy, que he cambiado de parecer. Sí, la foto blasfema de un actor imitando a Jesús sosteniendo sobre sus geniales una estampa del Cristo de Velázquez es razón suficiente. (*la fotografía ha sido recortada para no herir sensibilidades). Foto que, para más INRI, está expuesta a costa de mis impuestos.

Me parece realmente sorprendente que el Partido Popular, partido que está donde está por gente de derechas (en su mayoría católica) permita este tipo de aberraciones. ¿Qué pretenden con mantener la foto de ‘Infierno’? Explíqueme, por favor, ¿dónde está la cultura? ¿Acaso nos hemos acostumbrado a esconder detrás de la palabra ‘Arte’, todo tipo de insultos contra la religión? Perdón, no generalizaré. Todo tipo de insultos contra el cristianismo, porque al Islam ningún artista de estos valientes que tenemos le dedica ni ‘mú’.

Me cansa, señora. Me cansa y mucho que se nos ignore. Me cansa que permita que una panda de (anti)artistas se rian de nuestra religión y de nuestras creencias, amparándose en una ‘cultura’ que no es más que una cortina de humo para humillarnos a sus anchas. (Anti)artistas respaldados por una ‘libertad de expresión’ en la que se amparan para ofendernos.  Sí, señora. A los católicos. A esas personas que, en su mayoría, han permitido que usted esté donde está, doña Ana.

En general, su actitud contra la Ley del Aborto y, en particular, con este caso, hacen que pierda mi confianza tanto en ustedes como el sistema democrático que ‘aboga’ por todos los ciudadanos. Quiero aprovechar para mandar un abrazo a D. José A. Monago, que la retiró en cuanto los ciudadanos se lo pidieron, tras ser expuesta en el Festival de Teatro de Mérida en julio de 2011. Actitud valiente donde las haya y más aún en esta época, donde la Religión está en el punto de mira.

Señora Ana, Dios le perdone por poder y sin embargo no querer. No se preocupe, yo rezaré por usted, pero Él no sólo es Misericordioso… También es Justo, y cada cual tendrá el destino que merece. Le dejo una cita, antes de mandarle un cordial saludo.

Y cualquiera que Me negare delante de los hombres, también Yo le negaré delante de mi Padre que está en el cielo‘. MT 10:33.

Suerte,

Tu nieto es un sinvergüenza
10 marzo, 2011


Dicen que la excusa es la armadura más fiel de los cobardes, después de haber atacado por la espalda. La madre que los parió… es que estoy totalmente de acuerdo. No niego que yo la haya usado alguna vez para intentar evitar las consecuencias de una mala acción, yo… y todos vosotros también, pero de todo se aprende. Llega un momento en la vida en que, lejos de la frivolidad, hay ciertas cosas que pasan a importarte un jodido pepino. ¿Por ejemplo? Bueno, pues hay muchas cosas… pero entre otras y destacando en primerísimo lugar: La mentira.

La mentira desde fuera es algo deprorable, penoso e incluso lamentable. Es una pena, porque ahora te das cuenta de que destruye amistades, parejas y matrimonios… ¡Joder! Y si rompe todo eso, ¿para qué se usa? Pues básicamente sirve para crear amistades irreales, fortalece el punto de vista del aparentar y te convierte en el comercial del jodido diablo, porque mientras más la usas… a largo plazo más arde tu triste imagen.

Algunos Community Managers la usan para algunas empresas, y como en la vida real, empiezas a crear una bola de mierda que se acaba viendo a la legua y saliendo por tus ventanas… eso acaba oliendo, y ¡zasca! Te ves más solo que Charlie Sheen, y tu empresa acaba como el Windsor.

Todos, insisto, t-o-d-o-s hemos mentido más de mil veces. Todos nos hemos excusado. ¡Claro que sí! Mira, acuérdate cuando eras pequeño… ¿Te acuerdas de tu primera confesión? ¡Yo tampoco! pero me jugaría el cuello a que dije: “Hola Señor, soy un mentiroso compulsivo, me he pegado con mi hermano, he dicho palabrotas y no he recogido mi habitación”. Sí, por este orden. La mentira estaba ahí porque es una cosa que está mal, lo sabíamos. Esto demuestra que cuando somos unos simples mocos, somos capaces de ver la realidad mucho mejor de lo que la vemos adulta… ¿La razón? Pues no sé, supongo que tanta TV nos está volviendo gilipollas profundos, o demasiado listos, tan, tan listos… que decimos que “no siempre es malo mentir”.

Ahora… ahora es cuando te estás imaginando aquella pufa que metiste cuando vivías tu más bella infancia. Vale, joder, ¡vale! Yo debía ser un mentiroso compulsivo, lo reconozco. …Abuela, ¡Sí!¡fui yo el que rompió tu bonita maceta y no el perro! El perro era incapaz de mover una pelota, ¿cómo crees que tiraría todo el macetero? ¿Pues que querías que hiciera? Me empecé a motivar después de ver un capítulo de Oliver y Benji y, sintiéndome con la fuerza infernal del gitano de Marc Lenders, golpeé aquél balón como si tuviera un hijo en la cárcel. ¡FOOOOM!..¡Crassssh!

No sé si acordáis de cuando rompisteis vuestro primer plato, vuestro primer jarrón… jaja, buenas risas te pegarías viéndote si eso estuviera grabado en algún lugar. Es divertido recordar que probablemente en el momento crucial de la caída del jarrón, abriste mucho los ojos y simultáneamente intentaste que no cayera, acercaste tus manos, pero al ver que era inevitable te alejaste vilmente… cerrando los ojos y tapándote los oídos como si eso aún te pudiera salvar. ¿Salvar? Vaya… salvar de la torta que te ibas a llevar 10 segundos antes de escuchar tu castigo.¡Zas!

Y a la cama más caliente que ____________________ (acaba esta frase si quieres, porque gracias a ZP ya no puedo acabarla con “…que el cenicero de un bingo”)

Hay veces que fue injusto porque no nos pillaron y salimos tan panchos, otras fue justo porque nos llevamos una merecida reprimenda. Aún recuerdo que de pequeño era un tanto travieso. Reconozco ahora que  muchas tardes salía con mi hermano pequeño al balcón para cuidarlo.

Pasaban los minutos, y como cuidar a mi hermano era realmente aburrido, me dedicaba a escupir a los pobres viandantes. Me pareció divertido hasta que me asustaron los alaridos groseros que el portero me gritó desde la otra acera… (Mi portero, gordo y calvo, me infundía un terror enorme, pensaba que él era el hombre del saco con el que mi abuela me acojonaba cuando estaba cabreada conmigo)

“¡Eh! ¡Niñato! Te vas a enterar…!”

Hábilmente, utilicé mi dedo para inculpar a mi hermano pequeño. Puse cara de “es un rebelde y no he llegado a tiempo”. Sin embargo, pensé que mi plan iba a ser descubierto cuando miré al enano y vi que estaba asomado saludándolo efusivamente con una sonrisa de oreja a oreja.

Menos mal que al portero se le enterneció el corazón y, no sé si porque se lo creyó o por simple clemencia, decidió no arrancarme la cabeza de cuajo. Un alivio. Temía acabar de primer plato en la casa de los hombres del saco.

En realidad, dicen que una persona suele mentir una media de 3 veces en una conversación de 10 minutos. Joder, desde que sé esto no paro de rayarme cada vez que hablo con alguien…

– Jaja, ¿sí? ¡Qué way tiene que estar eso!

– Siii, mira, yo tengo un amigo que…

– (…Ahí me va a colar la primera el cabrón)

Y es que la mentira tiene tantos matices como personas habitan en el planeta, ¿por qué? Pues porque todos la usan. Dicen que las mentiras piadosas no son malas, y recuerdo que me lo dijo un adulto cuando yo era un enano, después de una conversación veraniega de mayores de la que estaba muy pendiente. Batido de fresa en mano, no había frase que no analizara mi pequeña mente infantil… No fue así exactamente, pero no dista demasiado de esta. Empecé a escuchar:

– … Pues al final resulta que de la bomba que llevaba se cayó al barranco, y después de dormir la mona, ¡se lo encontraron rodeao de zorras! Ja,ja,ja…

– Vicente, ¿tienes amigos que hacen bombas?

– No, Alvarito

– Pero Vicente, debía ser una bomba muy grande para que del peso se cayera al barranco, ¿no?

– Alvarito, no me refiero a ese tipo de bombas, vete a jugar con tus amigos

– ¿No es de las que explotan?

–  No, suelen explotar los domingos nada más levantarte, pero tú no tienes que saber de eso que eres muy pequeño (risas de los mayores)

– ¿Tu amigo era soldado?

– No

– ¿Tu amigo el soldado trabaja en el zoo?

– No

– ¿Y canta nanas?

– ¡No! ¿Por qué?

– Porque como duerme monas…¿Cómo son las monas?

– Peludas. Vete de aquí.

– ¿Y las zorras no le mordieron?

– ¡Niño que te vayas a tomar por c…! (Y más risas de los presentes)

No entendía nada, la verdad. Ahora pienso que menos mal que no me explicó lo que todo aquello significaba… ¡menos mal que me mintió el bueno de Vicente! Pude continuar con mi aprecia y atareada infancia…

Pude seguir puteando al portero, rompiendo macetas, enemistándome con perros, preparándole mantecados a los Reyes y leche a los camellos, diciendo que de mayor no me iba a casar porque no me gustaban las niñas, comiendo del azucarero a cucharadas, llamando a casas de desconocidos para preguntar por Epi y Blas, asustando al gato para ver cómo se le hinchaba la cola y escuchando las mentiras que mi abuela le contaba a sus amigas: “Pues mi nieto un cielo”.

La madre que me parió abuela, ¡no seas mentirosa!

Recuérdame que te recuerde que aún no es tarde
21 octubre, 2010


Hoy mi capacidad respiratoria es menor, la temperatura de mi cuerpo sube y baja como el DragonKan, no duermo bien y lloro cada dos por tres (y no por ver En Busca de la Felicidad…) todo parece indicar que tengo un resfriado como la copa de un pino. Siento frío y calor en el mismo minuto que me da por pensar algunas cosas, porque ayer con fiebre no fui capaz: Vosotros, los cuatro pollos que me estáis leyendo, ¿valoráis que estáis como una rosa? Quiero decir, ¿estáis aprovechando que no teneis ningún problema de salud para aprovechar realmente el tiempo?

Y es que casi nadie lo consigue hacer. Aquí está el que creo el refrán más acertado de la historia: “Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde”; y es una verdad como un puño.

Gracias a Dios, yo me pongo enfermo de higos a brevas, sin embargo… me doy cuenta de que nunca soy consciente de esa suerte, bueno sí, soy consciente cuando vuelvo a ponerme malo y entonces “ya es tarde”. Cuando me recupere (que espero que sea antes de la capea que tengo el sábado) diré el primer día:

“Wau, cómo mola esto de respirar y saciarte de aire” / “Fíjate, son las doce y aún no estoy cansado”

El segundo día diré:

¡Cómo no me he dado cuenta antes! La siguiente vez me cuidaré más, estar sano es genial, puedes hacer lo que quieras.

Pero a partir del tercer día volveré a salir de fiesta por la noche en manga corta, volveré a quejarme de que no quiero cenar sopa y diré que no tengo ganas de tomar una caña, que prefiero quedarme en casa, que “no tengo ganas”, volveré a perder mucho más el tiempo que debería estar aprovechando, ese tiempo que ahora mismo no puedo disfrutar, pero joder, ahora mismo ya “es tarde” otra vez. Es que los humanos a veces somos más tontos que un cepazo en un llano, y nos damos cuenta cuando empezamos a pensar en…

En aquel día que estuviste con cara larga en aquel botellón, ¿no te gustaría retrasar el tiempo para volver y disfrutarlo? En aquella noche en la feria, ¿recuerdas que te dedicaste a quejarte de todo? ¿no la echas de menos? Apuesto a que pagarías por volver a vivir ese día que estabas con todos tus amigos y que, por cualquier chorrada del momento, no disfrutaste. ¿Y te acuerdas de cuando…? ¿Y…? Infinidad de casos para mí y también para vosotros, mis queridos cuatro lectores.

Os animo a aprovechar cada momento, ¡porque luego lo echaréis de menos! Siempre nos damos cuenta cuando ya no lo tenemos, cuando ya no lo disfrutamos, o cuando ya no lo podemos disfrutar…

Por todo lo anterior, he pensado que debo actuar y hago un llamamiento a los principales inventores de este país: Quiero construir una gran máquina que en determinados momentos, te recuerde algunas cosas:

Que te recuerde que los amigos son para toda la vida, cuando alguien empiece a hablar mal de uno de ellos y te den ganas de reirte, y que, en ese momento también te recuerde que le debes callar la boquita.

Que te recuerde la mierda que es estar enfermo, cuando decidas quedarte en casa y no salir porque no te apetezca.

Que te recuerde lo mal que lo están pasando tus padres para ahorrar ese dinero que estás tirando cuando decides no presentarte a un examen,

Que te recuerde lo rica que estaba la comida de tu madre,  cuando llevas diez días seguidos comiendo los macarrones que cocinaste el mes pasado. Que te recuerde lo bien que vivías en tu casa, cuando te vas fuera de tu ciudad.

Que te recuerde que el 16 de octubre de 2010 sólo será una vez, y que el 17 de octubre de 2010 sólo te servirá para acordarte de lo que viviste el 16, pero no de vivir lo que te perdiste.

Que te recuerde que aproveches ese tiempo con esa persona, antes de que te des cuenta de que no iba a estar contigo para siempre

Que te recuerde que estar con aquella chica es lo mejor que te ha pasado, cuando te dé ganas de irte con esa golfa que te joderá la vida, y que te recuerde cuando quieras volver con ella que ya… “es tarde”.

Con o sin máquina, este post es para todos aquellos que echan de menos algo y ya no lo pueden disfrutar… A partir de ahora vamos a intentar aprovechar un poco más cada momento, que hoy no es tarde aún… 🙂

un abrazo a todos!

Alo,

Apadrina a un cerdo
5 agosto, 2010


…una cabra, un panda o lo que te salga del tigre. Puedes hacer lo que quieras. Ahora todo es posible. Y aunque parezca mentira… sí, se puede apadrinar a un cerdo. Yo no lo he hecho… pero por lo visto es en plan Hansel y Gretel, lo apadrinas, lo crias, lo ceban con tu dinero, y luego te lo comes.

Hace poco, algún iluminado dijo que este Siglo era el de la conciencia ecológica, la implicación ciudadana y el del amor a la naturaleza. Cada vez hay más papeleras de colores y sabores, más movilizaciones y manifestaciones a favor de determinadas flores (no todas legales, pero sí todas procedentes del medio ambiente)

Nos encontramos también más plataformas que le chupan el culo a Greenpeace para ver si cogen algo de fama y dinero para ¿ayudar más a la naturaleza? Ja, ja… Una buena parte de ellas quiere gran parte de ese dinero para lucrarse y comprarse una casa de 2 kilómetros cuadrados, eso sí, en el bosque eh, que para eso somos verdes.

Ahora uno de los temas principales es si deberían tener derechos los monos. También está de moda salir a la calle a lloriquear y liarla parda por cada tema, por el hecho de quemar y romper cosas. “¡Cabrones, meteos el plan Bolonia por los C…!” Gente culta y formada conocedora de sus derechos, como el enterao de este vídeo a partir del minuto 2:04…

…”¡Las ruvias no somos tontas!”

… o incoherencias como: “¡No al maltrato animal, sí al aborto”! (¿?)…

Qué le vamos a hacer. Así son las criaturillas que ha creado y malcriado este sistema de “pasas de curso con cuatro” y “no ponemos ceros en los exámenes para no traumar alumnos”; Gente floja, no trabajadora. Personajillos que podemos calificar como Hombres-abeja, porque tienen una vida paralela a estos bichitos: Sólo se mueven para ir a por polen.

Esta sociedad no está como para tirar cohetes precisamente, pero bueno, seguiré escribiendo posts siempre y cuando haya esperanza… y a esperanza me refiero a que haya tuertos en este país de ciegos. Me quiero centrar en otro tema, que es el amor a la naturaleza, y más concretamente en el apadrinamiento de animales que antes hemos mencionado. No sé, pagar 50€/mes… Sinceramente, me parece algo injusto, y no es que esté en contra de los animales (al contrario, me gustan mucho) pero estamos siendo crueles, muy crueles. ¿Ah sí? ¿Y eso por qué?

Pues bueno, Sobre todo, porque no estamos teniendo en cuenta las millones de personas HUMANAS que se están muriendo de hambre… y no sólo allí lejos como se ve en la tele, no sólo allí en África, sino a tres metros del portal de tu casa. En las escaleras de tu entrada de Metro. En la puerta de la Iglesia por la que pasas diariamente. En la entrada del supermercado donde te gastas tus 12€ en cera para que tu cabello luzca con aspecto cool y moderno. Pobre gente que está en esos sitios que cruzas cuatro veces al día e ignoras las cuatro veces. Pobre gente, casada con la soledad, que encuentra su pan de cada día en miradas de desprecio y su postre es la desgracia que les ha presentado la vida de vivir en la habitación triste con más posibilidades; la ciudad y todas sus esquinas.

En una página cualquiera de apadrinamiento de animales nos podemos encontrar este copy:
“Un apadrinamiento supone, por muy poco, que un animal pueda vivir de una manera medianamente digna, que pueda comer, ser atendido por una clínica, o ser vacunado cuando lo necesite. Anualmente se remitirá una foto del animal. Cada 4-6 meses se remitirá una carta con las últimas informaciones del animal. Puertas abiertas del albergue para visitarlo.”

¿Qué pensaría de esto una madre que no tiene dinero para alimentar a sus hijos? Ciertamente, creo que le marcaría la frase de “que un animal pueda vivir de una manera medianamente digna”… qué pena, ¿Acaso ellos son menos que los animales? Paraos a pensarlo durante unos segundos. Está claro que todos somos libres y cada uno puede hacer con su dinero lo que le dé la gana, es cierto y es una decisión personal. Pienso que es mucho mejor apadrinar animales que, por ejemplo, tirar gastarse 210.000€ en un reloj, modelo único en moneyland. Pero estamos tratando el tema un poquito más allá.

Una vida humana vale infinitamente más que la de todos los animales del mundo, pero como todos sabemos las palabras vuelan, así que desde aquí hago mi pequeña proposición. Sé que todos tenéis en mente a alguien que tiene poco o nada, y que soléis encontraros pidiendo en la calle. Por eso propongo que, de vez en cuando, ayudéis un poquito a esa persona. Algo de dinero, incluso comida. No sé, alguna monedilla que diariamente os encontréis en los bolsillos… y hagamos un poco más digna su dificil vida. Hay una campaña para concienciar que me gustó mucho de No Hunger para pedirle a Al Gore que hiciera una película del hambre en el mundo. Sin duda, un intento frustrado más de mejorar un poquito el mundo.

No cuesta nada. No, no te cuesta nada. No te excuses. Mírate y míralos… Has sido un afortunado en la vida por tener lo que tienes y por nacer donde has nacido. Creo que ser solidario es algo bueno y vale la pena intentarlo. 🙂 Si no estás de acuerdo conmigo no pasa nada, siempre podrás seguir mirando por ti, apadrinando a un cerdo…

¡Empecemos hoy el plan!

Autoescuelas “Autoestafa”, ¡Ven y te robaremos el dinero!
25 junio, 2010


– ¡Piiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiii…!
– Por favor, haga una parada aquí mismo.

¿Mi delito? Un semáforo en ámbar. ¿Mi verdugo? El profesor “piesrápidos” ¿Mi pena? Suspenso.

Vaya cabreo tengo encima. Recuerdo que anoche un buen amigo me dijo que cree que las autoescuelas se alían con los examinadores, para que cuando te suspendan, sigas dando clases prácticas y sigas dando billetes. Bah, “Ni de coña” pensaba… hasta hoy. Ahora no tengo la certeza de que eso no pase, tengo mis dudas. Claro, no te pueden suspender si lo haces perfecto, brillante…, pero cualquier excusa les puede valer, al fin y al cabo es una calificación subjetiva y como tal, puede hacer lo que le brote del bigote. Esta historia me viene a la cabeza y visto lo visto, puede ser totalmente creíble…

dinerit0

“¡¡Piiiiiiiiii…!”
– Pero por qué has frenado??
– Joder, has invadido 3,5 cm el arcén de coches que vienen en dirección contraria…
– ¿Cómo!? Pero si el camión que venía estaba por lo menos a 500 metros!
– Ya, pero ese camión seguramente fuera de la NASA y vendría más o menos a 15 billones de km/h y había riesgo de colisión.

Tócate los pies. Si ellos quieren, caerás como fruta madura. Concretamente en mi caso, según el puñetero e inútil libro de Circulación Vial, se puede “no frenar en un semáforo en ámbar si el frenazo puede ser más peligroso que continuar la marcha”. Los cojones mariloles. Me han demostrado que la teoría sólo vale para memorizar 300 test, aprobar el teórico, y olvidarlo.

Lo seguiré intentando. Quizá no en la misma autoescuela, no sé… problema no voy a encontrar en estos tiempos para dar clases en cualquier otra autoescuela. Lo mismo que un compañero con el que daba clase, el chico estaba dando las clases prácticas sin tener el teórico aprobado… no sé, yo uso un poco el sentido común y lo veo mal, un poquitín mal.

“¡¡Ploooooooooofff…!!”
– Ui! ¿¿Esa señal que era??
– Era un STOP.
– y eso es…¿?
– que te tenías que haber parado…
– Ahmm…! oye y ¿qué es eso que llevamos enganchado en el capó?
– Una oveja… que, como tú, tampoco sabe lo que es un ceda el paso.

La vida misma. “El dinero corrompe a los hombres”, y yo añado, …y a algunas autoescuelas”. Dinerito, dinerito, dónde vas tú tan bonito.

La siguiente vez será, espero.

Multa de 120€ a ciudadanos con mal carácter
20 junio, 2010


120€ de multa… o más, en realidad creo que pondría mucho más.

120€ de sanción para las personas que van siempre de mal humor, que se quejan constantemente, que amargan el día a los demás, que son pesimistas y que ven que la vida sólo tiene un lado: el negativo. Estas multas van dirigidas a aquellas personas que uno, cuando se levanta por la mañana, reza para no cruzarse… porque de lo contrario borrará la ilusión con la que te diriges a trabajar, la ilusión con la que te pones tu cafecito y todas las sonrisas que Dios te tenía reservadas para ese día.
amargados

Es de los primeros cambios que haría si de mí dependiera toda la legislación y control de la sociedad. ¿Lo peor de todo? Que llenaríamos las arcas. Es una pena que haya tanta gente así, y que gracias a ellos, la otra mitad de personas pasen un mal día, o pierdan la ilusión, o las ganas, o… lo que sea.

“Buenos días Marquitos, qué tal?” – “Buenos serán para ti” – “Vengaaa.. no te hagas el duro, ¿cómo estás? “Bastante mal, vaya trabajo de mierda tenemos, lo que deberíamos hacer es irnos a tomar por culo a otro sitio” – “Bueno, tampoco te pongas así, por lo menos tenemos un trabajo, tal y como está la vida, es de agradecer…” – “Venga no me jodas, que lo que cobramos me lo sacaría yo recogiendo fresas en una semana” – “jaja, venga…” – “No te rias, no es gracioso… ¿qué te hace estar tan alegre?” – “Pues mira, tengo unos ahorrillos para hacer un viaje con mi novia a Malta y la verdad es que ¡me muero de ganas!” – “¿Malta? pero por favor, dónde tienes el gusto, ese sitio es una mierda… además, tienes que hacer transbordo y te van a perder las maletas, y seguro que vas a tener problemas con la gente de allí, y bla, bla bla bla, porque blablabla…¡bla bla…!”

¡Zas! ¡120 pavos por amargado, Por aguafiestas y por mala sangre…! Multado por daños y perjuicios. Por todo lo que está causando de forma negativa a las personas con las que convive. Vale, puede ser que sean personas que tengan muchos problemas, pero es que la mayoría de esos problemas surgen de su mal genio. Aún así, os animaría a tener mucha, mucha, mucha paciencia con ellos.

Simplemente, escribo esto para que pensemos un poco, y nos demos cuenta de que muchas veces un pequeño gesto, una pequeña sonrisa, puede hacer que sea un día mejor para alguien. Como nos dijo Movistar hace poco con un excepcional anuncio, la gente necesita sentirse cerca de la gente, para qué vamos a hacer las cosas más difíciles aún, si entre todos todo va a ir… mucho mejor 🙂