Llegó lejos porque estaba enchufado


Esta frase me la suelo pasar yo por… la nariz. Me parece que nada más lejos de la realidad. Existen los enchufes en todos los ámbitos de la vida, está claro. Todo el mundo conoce a alguien que alguna vez le ha dado un trato favorable, y bueno… a veces jode, pero ya está son cosas que pasan.

Estás esperando en la cola del DNI desde las 8:00 de la mañana, porque aún tienes 12 años cuando tenías la foto y te avergüenza llevarlo. 8:00, 9:00…ya son las 12:00, has llegado a la mesa que llevabas mirando, como presa de jaguar, desde hace 1 kilómetro. Estás preparando tu dedo pulgar para dar el planchazo sobre la tinta y…
mássss
– ¡Qué pasa Pepi! ¡Cuánto tiempo! ¿Cómo estás? Ui pero qué bien te veoo..-
Una señora se avalanza sobre la mesa con una tribu de niñatillos. ¡Ups! Me has pisado chavalín…
– Nada Juan, aquí estamos que venimos de pasar un día de compras y hemos pasado por aquí y cucha, si está Juan, y nada, venimos a renovar el DNI que nos pilla de camino…
– ¡Por supuesto Pepi! Faltaría más. A ver perdone, sí, usted, (yo), a ver si puede echarse un poco hacia atrás que no cabemos.
(Claro que no cabemos estúpido, porque esta tribu sobra y tú también)

Sonríes con tu cara falsa, te echas hacia atrás fijándote en la cara del tío que está a tu espalda, y en su mirada de cabreo sientes una comprenetración que ni Villa – Torres, y nada, esperas otra media horilla eh, que tampoco se ha muerto nadie y así haces piernas, que estamos en plena operación bikini.

Son pequeños enchufes que nos encontramos día a día. Sinceramente, me gustaría saber qué se siente, porque cuando escribimos estos post es cuando nos damos cuenta de que sólo nos acordamos de cirscuntancias de los demás, y nunca de alguno que nos haya pasado a nosotros…Pero quiero hablar sobre todo de los enchufes profesionales, y de la frase que lidera este post.

Hay gente que entra en grandes empresas, en mi caso grandes agencias de Publicidad, por algún enchufillo. Bueno, es que no me parece mal. Mi humilde consejo es que hay que moverse chavales, echarle cara. Eso sí, no es real que haya gente que triunfe por haber entrado en una empresa por un amigo de amigo, de amigo. Tu entras, vale. Pero si has sido un manta en la vida, lo eres, y lo seguirás siendo… y en cuanto tu jefe tenga una mínima excusa, estás en la puñetera calle. Eso sí, habrás experimentado el cielo de una gran experiencia.

Ahora tienes una experiencia más y un enchufe menos. Hay pocas oportunidades buenas en general, ya no sólo laborales, sino de todo en general. Como se suele decir, “Hay pocos trenes”. Recomiendo trabajar y hacerlo como si tu vida dependiera de ello… y disfrutar. Al fin y al cabo, vamos a pasar trabajando la mitad de nuestra vida. Sí, la mitad en un despacho, una oficina, una tienda de ropa, en un camión… así que, ¡qué menos!

Ánimo para los que curramos en verano! 😉

Anuncios

There are no comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: